18 de junio del 2024

cover-img

13 sep. 2023

EL ALTO COSTO DE UNA ALIMENTACIÓN DEFICIENTE DE CERDAS EN LACTANCIA

El M.V. Valentín Aguet, del equipo técnico de Nutrifarms, explica en este artículo cuáles son los factores que afectan el consumo de alimento de las hembras durante la lactancia, cómo mejorarlo para mitigar sus consecuencias y, finalmente, mejorar los índices productivos.

“El consumo subóptimo durante la lactancia y sus consecuencias para la producción” es el título del artículo escrito por el veterinario Valentín Aguet, técnico comercial de Nutrifarms; en el que destaca la importancia de una buena nutrición, los factores que afectan al consumo de las hembras y sus consecuencias.

 

 

Una vez más, la selección por alta prolificidad nos enfrenta a un gran desafío: que la cerda produzca la cantidad de leche suficiente para alimentar a todos los lechones de la camada. Si bien las cerdas están preparadas fisiológicamente para producir gran cantidad de leche, la lactancia en cerdas hiperprolíficas es un proceso metabólicamente demandante, donde el consumo de alimento es muchas veces limitado, condicionando su éxito.

 

 

Además, si la cerda no consume los nutrientes que necesita, utilizará sus reservas corporales, lo cual afectará negativamente su desempeño reproductivo y con ello, la productividad. En el presente artículo explicaremos cuáles son los factores que afectan el consumo de alimento durante la lactancia y qué podemos hacer para mejorarlo.

 

 

 

Importancia de una buena nutrición

 

Durante la lactancia, ocurren cambios metabólicos y hormonales que permiten que la cerda comience a producir leche y mantenga un comportamiento materno que hace que cuide de sus lechones.

 

La producción de leche comienza a las 24 a 36 horas del parto y llega a su pico de producción alrededor de las 3 semanas de lactancia. Se estima que las cerdas producen en promedio entre 10 a 12 litros de leche por día. No debemos olvidar que durante las primeras 24 horas después del parto, los lechones consumen calostro, el cual es indispensable para su supervivencia y desarrollo.

 

 

Estos cambios metabólicos y hormonales son nutricionalmente exigentes. Durante la lactancia, los nutrientes de la dieta (carbohidratos, proteínas, grasas) se redistribuyen priorizando la producción de leche en detrimento de otros procesos fisiológicos. Sumado a esto, la selección por alta prolificidad no es acompañada por un aumento en las reservas de grasa corporal.

 

Por lo tanto, estos mayores requerimientos deben compensarse con un mayor consumo de alimento, para que así la cerda pueda producir leche sin perder condición corporal, lo cual no siempre ocurre.

 

Factores que afectan el consumo de alimento

 

1. Factores de la cerda

 

Condición corporal al momento del parto: las cerdas que son alimentadas durante la gestación de manera que se excedan sus requerimientos de energía, tendrán un consumo de alimento durante la lactancia más bajo y utilizarán sus reservas corporales para la producción de leche.  Los ácidos grasos y el glicerol que resultan del metabolismo de las grasas, sumado al estado de insulino-resistencia por el cual transita la cerda durante la transición gestación-lactancia, han sido mencionados entre los mecanismos responsables del menor consumo de las cerdas con exceso de grasa corporal durante la lactancia.

 

Variación individual (patrones de consumo de alimento): el consumo de alimento en lactancia es muy variable entre cerdas. Algunos reportes indican un rango de consumo de entre 3,6 y 7 kg alimento/día. Esta variación se debe a la acción de diversas hormonas y metabolitos que regulan el equilibrio entre hambre y saciedad. Consecuentemente, las cantidades ingeridas no siempre llegan a cubrir los requerimientos de nutrientes, independientemente de la composición nutricional de la dieta.

 

 

 

 

Tamaño de camada: el consumo de alimento aumenta a medida que aumenta la cantidad de lechones en la camada. Sin embargo, este aumento se limita cuando empiezan a influir otros factores en el consumo de alimento.

 

Paridad: existe un aumento gradual del consumo voluntario de alimento en cerdas adultas, lo cual está relacionado al aumento de los requerimientos de nutrientes para mantenimiento a medida que aumenta el peso corporal de las cerdas, con el avance de la edad.

 

2. Factores externos

 

Ambiente: la temperatura y humedad sin duda condicionan el consumo de alimento durante la lactancia. La disminución del consumo es la primera respuesta de la cerda ante las altas temperaturas, con el fin de disminuir la producción de calor corporal que debe disipar. Además, las condiciones sanitarias, manejo y la calidad del aire (ventilación) son factores que pueden afectar el consumo de alimento y con ello, la producción de leche durante la lactancia.

 

Nutrición: la calidad e inocuidad de las materias primas con las que se elaboran los alimentos están asociados al consumo de alimento durante la lactancia. La presencia de micotoxinas, por ejemplo, ha sido reportada en numerosos estudios como responsable del bajo consumo de alimento.

 

Disponibilidad de agua: para garantizar un consumo adecuado de alimento, es fundamental que la cerda tenga siempre agua de buena calidad a disposición. La leche está compuesta en un 81% de agua, lo cual implica que para que pueda producir leche, necesita consumir agua además de alimento y en grandes cantidades.

 

Tipo de comedero: el consumo de alimento puede variar a lo largo del día. Por lo tanto, es importante que el alimento esté disponible para que la cerda lo consuma cuando lo desee. Para esto, el tipo de comedero que utilicemos debe garantizar el consumo ad libitum

 

¿Cuáles son las consecuencias de un bajo consumo durante la lactancia para la producción?

 

El consumo de alimento por debajo de los requerimientos nutricionales de la cerda durante la lactancia afectará la producción, ya que los lechones no recibirán la cantidad de leche que necesitan, afectando su crecimiento y desarrollo en la maternidad. Además, el futuro reproductivo de la cerda se verá comprometido ya que un bajo consumo se asocia a:

 

1.       Pérdida de peso y condición corporal, ya que deberá utilizar sus reservas corporales para producir leche.

2.       Aumento del intervalo destete-celo

3.       Aumento de las repeticiones, baja tasa de ovulación, anestro

4.       Aumento de los días no productivos y baja productividad

5.       Mayor tasa de reposición – menor longevidad

 

¿Cómo podemos favorecer el consumo de la cerda en lactancia?

 

Poco podemos hacer sobre aquellos factores inherentes a la cerda. Sin embargo, podemos al menos disminuir el impacto de aquellos factores externos que disminuyen el consumo de alimento durante la lactancia.

 

Además de la buena gestión de la sanidad y del ambiente, hacemos hincapié en la nutrición. Desde Nutrifarms, recomendamos trabajar sobre las dietas en gestación, para que las cerdas lleguen al parto en condiciones óptimas y con buen desarrollo de la glándula mamaria, para garantizar que puedan producir leche de manera adecuada sin comprometer su futuro reproductivo.

 

Luego, en lactancia, utilizar comederos que garanticen un consumo a voluntad, y utilizar dietas altamente digestibles con buen equilibrio entre energía y aminoácidos, sin olvidar el aporte indispensable de agua de buena calidad y en cantidad suficiente.

 

Conclusiones

 

La lactancia en cerdas de alta prolificidad ha incrementado considerablemente los requerimientos de energía para producir leche en cantidad y calidad suficientes. Sin embargo, esta demanda creciente no ha sido acompañada de una mayor deposición de grasa corporal, sumado a que el consumo de alimento es muchas veces insuficiente.

 

El consumo de alimento por debajo de los requerimientos durante la lactancia tiene consecuencias negativas en la producción, ya que la cerda no contará con los nutrientes que necesita para producir leche, y deberá utilizar sus reservas corporales para tal fin.

 

Por lo tanto, para lograr un sistema de producción sostenible, debemos favorecer el consumo durante la lactancia, a través de un manejo correcto del ambiente y utilizando un alimento de gestación y lactancia apropiado.

 

 

*Referencias disponibles a su solicitud

 

 

 

Por: M.V. Valentín Aguet – Técnico Comercial Nutrifarms -  

valentin.aguet@nutrifarms.com.ar

Genporc
Vetanco

Oficina Central Santa Fe
(0054) (0358) 15 4013-826
c.airaldi@elproductorporcino.com
Rosario, Santa Fe. CP. 2000

Oficina Córdoba
(0054) (0358) 15 4821-932
a.rubiolo@elproductorporcino.com
Villa María, Córdoba. CP. 5900


Suscribite Ahora

Suscribite a nuestro Newsletter y recibí toda la información al completo de El Productor Porcino.