lunes 29 de noviembre, 2021
E P RODUCTOR  P ORCINO
COVID-19 Y PRODUCCIÓN PORCINA: EL CASO DE FRANCIA
Publicado: 13/05/2020 a las 11:37 am

Atentos a la situación que atraviesa el mundo frente a la pandemia, técnicos de Vetanco Argentina, dialogaron con productores porcinos y veterinarios de Francia, a los fines de conocer cuál es la situación de la producción porcina en uno de los países europeos más afectados por el nuevo coronavirus

Escribe: Alberto Armocida

La División de Cerdos de Vetanco SA, realizó una videoconferencia con Philippe Bizien, vicepresidente de Evel Up (Francia), y Melanie Liber, veterinaria sanitarista de Evel Up.

La temática abordada fue la situación de la producción porcina francesa, asociada a la pandemia del COVID-19, altamente impactante en el centro de Europa y principalmente en Francia, país que cuenta con casi 27.000 fallecidos al día de la fecha y se encuentra a 110 días del primer caso reportado.

Evel Up, nos relata Bizien, es una Cooperativa de Productores Porcinos Bretona. Bretagne es la región que reúne y donde se desarrolla casi toda la producción porcina francesa y donde se encuentran, además, la mayoría de los mataderos y trasformadores de carne porcina, así como los principales proveedores de insumos del sector porcino. Es considerada la principal región agropecuaria de Francia. Casi la totalidad de los cerdos producidos en Francia son de productores adherentes a un sistema de cooperativa.

Esta cooperativa está compuesta por productores adherentes propietarios de sus criaderos, quienes comercializan sus cerdos vía la cooperativa aportando a cambio una alícuota por cada cerdo vendido. Evel Up se caracteriza por ser una cooperativa de servicios brindados a los adherentes en los diferentes rubros de la producción, como construcción, medioambiente, gestión administrativa y legal, acompañamiento veterinario, venta de insumos, medicamentos, materias primas, entre otros. Por otro lado, esta cooperativa no posee ni matadero ni empresa de alimento o genética propia, el adherente elige libremente a sus proveedores.

Este grupo de productores comercializa anualmente unos 4 millones de cerdos, vía el mercado formador de precios de Bretagne (MPB), y es la segunda cooperativa nacional. Al igual que en toda Francia, la media de cerdas por granja adherentes es de 250 madres aproximadamente; en dichos criaderos solo trabajan entre 2 y 3 personas, e indefectiblemente, una de ellas es el propietario.

Una vez descripto el escenario de producción francesa, los invitados de Vetanco a la videoconferencia comenzaron a realizar las preguntas desarrollando un intercambio de experiencias con los disertantes.

Dentro de las inquietudes y temáticas más consultadas por los participantes, se destacaron  preguntas como: ¿cómo se organizó el personal de granja en función de las restricciones de circulación?, ¿cómo se comportó la demanda de cerdo por parte del mercado y de los mataderos?, ¿hubo casos positivos en mataderos y trasformadores de carne o granjas?, ¿en caso de retener stock de animales y alargar la estadía, que técnicas se utilizaron?, ¿ se presentaron rupturas de stock o falta de aprovisionamiento de cualquiera de los insumos necesarios para la producción?

Bizien nos informó que la situación con respecto a COVID-19 es muy particular en Bretagne dado que no tienen una alta incidencia de casos a diferencia de Paris y la región del este de Francia.

Asimismo, la organización en granja tipo de Bretagne con unas 2-3 personas cada 250 cerdas, con una gran automatización y asistencia de proveedores externos en cercanía, no presentaron, según Bizien, muchas dificultades en el funcionamiento cotidiano.

El propietario vive en la granja y normalmente es el que atiende, además del cotidiano, los horarios extras, garantizando las guardias del fin de semana, la carga a faena, etc., y el o los empleados viven en las cercanías. Las medidas de precaución implementadas en granja, para aquellas que pusieron en práctica alguna, consisten solamente en una reducción de las actividades en grupo (como reuniones o pausas de café) y uso de máscara. Luego, en la rutina cotidiana, trabajan a una distancia considerable. Al día de la fecha no se han presentado casos de COVID-19 en granja.

Tampoco se presentaron casos positivos en los mataderos y trasformadores de carne en la región de Bretagne donde se realiza casi el 100% de la faena y transformación de Francia. Solo se presentó un caso en un pequeño procesador de jamones en el este de Francia, donde la única medida tomada fue mandar a confinamiento al equipo involucrado en el caso, desinfectar el lugar y continuar trabajando con otro equipo, sin detener la actividad. De la misma manera, nos comentó Liber, se procedió en un matadero de Italia donde se presentaron casos positivos.

Al inicio de la pandemia en China hubo una leve restricción de las exportaciones a ese país (principalmente por parte de Dinamarca, Alemania y España) que se normalizaron rápidamente, además de aumentar el envío de cortes nobles a ese país. Hasta la fecha no cambió en Francia la demanda de cerdo, pero sí se teme, según nos manifestó Bizien, un eventual cierre de mataderos como sucedió en los Estados Unidos, con la consiguiente caída del precio e imposibilidad de comercializar la producción.

En caso de retener stock en las granjas, Bizien afirmó que cada productor hace a su manera. Existe un mercado de venta de lechones de 70 días para engordar con conveniencias según el precio de mercado, posibilidad de alquilar alguna granja vacía, u otros solo aumentan la densidad, y no practican vacío entre cada banda. Pero Bizien aseguró que de ninguna manera cambian la formula del alimento o restringen para desacelerar la ganancia.

Bizien mencionó también que en ningún momento tuvieron desabastecimiento de insumos de ningún tipo o procedencia. Solo al inicio de la pandemia y por solo un par de días hubo un faltante de soja procedente de Brasil. Por su parte Liber nos cuenta que, si bien trabajan desde la casa, los veterinarios aseguran las visitas sanitarias a granja, manteniendo el mínimo de contacto físico y “lejano” con los productores.

Sobre el final de la conferencia, uno de los participantes preguntó si el paso de COVID-19 dejaría un cambio en la producción porcina francesa. Bizien reflexionó y dijo que la producción porcina es, por el momento, una de las actividades agropecuaria que mejor se comporta en Francia y que en lo inmediato y manteniendo demanda de Asia, no cree que sufra muchos cambios.

Por otro lado, y a modo de conclusión, se estimó que el impacto de COVID-19, en la producción porcina francesa, no había sido muy devastadora o desfavorable hasta el momento. La División de Cerdos de Vetanco también reflexionó sobre la situación favorable en el sector porcino y su responsabilidad en la producción de alimentos en estos tiempos de crisis.

Una vez más nuestro gran agradecimiento a Philippe Bizien y Melanie Liber de Evel Up y a todos los participantes del sector porcino nacional por compartir sus experiencias.

Por: MV MScAlberto Armocida, Asesor Técnico, División Cerdos Vetanco SA

.
Tags

Comentar
Para poder comentar este articulo primero debe Iniciar Sesión.
Comentarios (0)
Aún no han comentado este artículo.


Telepathic Soft Copyright © 2021 | Contacto : contacto@telepathicsoft.com.ar