domingo 17 de enero, 2021
E P RODUCTOR  P ORCINO
PLANIFICAR LA PRODUCCIÓN DE LA GRANJA EN TRES SIMPLES PASOS
Publicado: 26/11/2020 a las 09:41 am

La gestión y la planificación del establecimiento deben realizarse en post de la eficiencia de la actividad. Cuáles son los pasos para la planificación de la producción porcina

Se trata de un proceso de planificación de tres pasos. Es un procedimiento sencillo incluido en el Manual de Buenas Prácticas Pecuarias de INTA y FAO. Se inicia a partir de la capacidad de los engordes para las granjas que ya están en funcionamiento o a partir del objetivo de venta para el caso de las granjas nuevas.

Paso 1: Calcular la capacidad de producción de los galpones de engorde

El punto de partida es el espacio disponible desde los corrales de destete hasta los de terminación, ya que estos espacios determinan la capacidad de producción del criadero.

No comience un plan de producción basándose en una cantidad específica de jaulas parideras ya que este enfoque muy probablemente dé como resultado pesos a la venta menos rentables.

El proceso es:

¿Cuál es la unidad de tiempo de los grupos o lotes, o ritmo de producción? La unidad de grupo o lote es el intervalo básico de tiempo o frecuencia con que se suceden los eventos en la granja. Es decir, montas o inseminaciones, partos, destetes, paso de animales de destete a crecimiento o a terminación, conformación de lotes, ventas, etc.

Lo ideal es manejar los eventos en períodos de 7 días (semanalmente), y así programar eventos diarios. Por ejemplo: destetes los viernes, servicios los martes y miércoles, partos los miércoles y viernes, etc. También existen ritmos de producción de 14 y de 21 días, los cuales son usados principalmente en explotaciones pequeñas.

Sin embargo, el ritmo que cuenta con 21 días es el que se acomoda perfectamente al ciclo estral de la cerda (cada tres semanas), con lo que se evitan épocas sin producción o lotes con bajo número de animales.

La planificación debería considerar:

Suponiendo un flujo de cerdos semanal, determine como objetivo la cantidad de cerdos que pueden ser alojados por semana en los espacios de engorde para mantener los galpones completamente ocupados, y con los cerdos vendidos al peso más rentable. Dibuje un plano de la planta del espacio disponible en los galpones, con las medidas de todos los corrales.

Utilícelo para calcular el área libre de cada corral y el espacio total disponible. Excluya el espacio que ocupan pasillos y comederos. Un ejemplo: supongamos que el área libre es de 525 m2:

  • Defina el peso de venta más rentable y base su plan de producción sobre este objetivo de peso. La mayoría estará ubicada entre 105 y 115 kg de peso vivo, a menos que el mercado esté ofreciendo premios atractivos para otros pesos de venta.
  • Suponiendo que el objetivo es vender cerdos con peso vivo promedio de 107 kg, con las hembras un poco más livianas y los capones más pesados, determine la edad de los cerdos para llegar a ese peso vivo de venta y el tiempo que pasan en los galpones de engorde, basándose en la tasa de crecimiento que debe ahora ser lograda por el criadero.

Con una tasa de crecimiento de nacimiento a venta de 630 gramos por día para un objetivo de venta de un peso vivo de 107 kg, los cerdos deben ser vendidos a un promedio de 24 semanas de edad (107÷0.630/7=24,26 semanas). Con una edad de 3 semanas al destete, ellos pasan 21 semanas en los galpones de engorde (24 - 3 = 21).

Haga pruebas para determinar cuántos cerdos puede mantener en el criadero. Una regla práctica útil es suponer que el cerdo promedio ocupa 0,5 m2 de espacio libre. Si desea implementar un tiempo de vacío entre el movimiento de cerdos, use 0,55 m2 por cerdo.

Con 525 m2 de espacio libre y permitiendo 0,5 m2 por cerdo, el criadero puede alojar 1.050 cerdos en crecimiento (525 ÷ 0,5 = 1.050).

A los efectos del ejemplo dejaremos el número anterior determinado, pero si tiene ya diseñados los espacios de engorde (destete-crecimiento-terminación) deberá analizar la cantidad de cerdos que ubicará en cada tipo de corral, de acuerdo con las etapas de crecimiento que adopte y el tiempo que pasarán allí (densidad de población).

Aún en la Argentina no hay normas legales que determinen la densidad de alojamiento de los animales en confinamiento. No obstante, y a modo ilustrativo, la tasa mínima de densidad de animales por m2 recomendada para diferentes pesos de los cerdos se proporciona en la tabla siguiente.

Diferentes factores como el estatus sanitario del criadero, temperaturas y control de ventilaciones, diseño de los corrales y la necesidad de minimizar el reagrupamiento de los cerdos, influirán en la cantidad de cerdos por corral que finalmente decida ubicar.

A modo de ejemplo, también se incluyen los requerimientos del código de bienestar animal respecto a las tasas de densidad por m2.

 

 

Ahora se puede calcular la capacidad de producción de los galpones de engorde a partir de la cantidad de cerdos que pueden alojarse y el período de tiempo que pasarán en ellos.

Los galpones de engorde mantienen 1.050 cerdos durante 21 semanas. En consecuencia, la capacidad de producción es 1.050 ÷ 21= 50 cerdos por semana.

Ajuste esta cantidad para prever la mortalidad posdestete y fije un objetivo para los cerdos que deben transferirse al galpón de destete cada semana.

Si asumimos que cerca del 4% de los cerdos mueren después del destete, para lograr la capacidad de producción de 50 cerdos por semana el plantel de reproductores deberá tener un objetivo de producir 52 lechones destetados por semana (50 ÷ (1-0.04) = 52)

Esta meta de cantidad de lechones a transferir cada semana al destete es el objetivo productivo más importante del criadero.

Paso 2: Establezca los objetivos del plantel de reproducción.

Una vez que se ha proyectado el plan de producción de los galpones de engorde, se debe trabajar sobre los objetivos del plantel de reproductores. El proceso es:

¿Cuántos cerdos son destetados por jaula por semana?

Actualmente la granja está produciendo aproximadamente 9,2 cerdos destetados por madre. Sin embargo, ello no es exactamente lo mismo que el número de destetados por jaula, pero es un buen punto de partida.

Determine un objetivo para la cantidad de camadas por semana sobre la base de la meta para la cantidad de lechones destetados y tamaño promedio de la camada destetada.

Si se requieren 52 lechones destetados por semana, y el tamaño promedio de la camada al destete es de 9,2 lechones (histórica), el promedio de nacidos totales y nacidos vivos es, respectivamente, de 11 y 10,5 lechones y una mortalidad predestete de 12%. Entonces esto indica que se deben llenar 6 jaulas semanalmente (52 ÷ 9,2 = 6).

Determine los objetivos de servicio (cuota de monta semanal) sobre la base de la cantidad de camadas por semana y la tasa de parición promedio del plantel de reproducción. El objetivo de cuota de monta semanal puede necesitar que se varíe si ocurren variaciones predecibles en la fertilidad estacional del criadero.

Con una ‘tasa de parición’ de 83% y un objetivo de partos de 6 camadas por semana, la cuota de monta es de 7 servicios semanales (6 x 100 ÷ 83 = 7).

Asegúrese que planifica una selección o compra de primerizas con suficiente anticipación para cumplir con los objetivos de la cuota de monta. Este es el objetivo fundamental del plan de producción.

Usualmente hay de uno a dos meses de demora entre la selección de las primerizas y el primer servicio. En consecuencia, cuando planee la introducción de primerizas (compra o selección), controle al menos con dos meses de anticipación la cantidad esperada de cerdas destetadas para servir. Estime por lo menos un 10% de descarte de las primerizas de reemplazo seleccionadas. Como una guía general, por cada 100 cerdas por lo menos se necesitan 8 primerizas en el plantel de reposición en todo momento. Muchos criaderos no pueden cumplir con los objetivos de su cuota de monta por fallas en la selección o compra de suficientes reemplazos.

Paso 3: Equilibre la producción del plantel de reproducción y cerdos en engorde.

El plan desarrollado hasta aquí puede que no complete los recursos de espacio total del criadero. Se pueden necesitar ajustes para compensar los desequilibrios entre las instalaciones de reproducción y de engorde.

El plan de producción identificará los ‘cuellos de botella’ en el sistema y proveerá una base sobre la cual considerar opciones alternativas.

Hay tres situaciones comunes donde el plan de producción necesita un afinamiento para solucionar los desequilibrios entre la capacidad de reproducción y los espacios de engorde.

Situación 1. Falta de jaulas parideras en relación con los espacios de engorde.

El plan del ejemplo requiere 6 camadas con un promedio de 9,2 lechones destetados por jaula semanalmente para mantener los galpones de engorde en su máxima capacidad.

El criadero requiere 24 jaulas parideras para manejar ese número de partos, asumiendo que se destetan los lechones a las 3 semanas, más una semana adicional entre vacío, limpieza y llenado de la próxima camada. (6 x 4 = 24).

¿Cuáles son las opciones si la maternidad tiene menos jaulas parideras?

Hay tres formas para compensar el faltante de jaulas parideras:

  • Aumentar la cantidad de camadas paridas por jaula cada año. Esto puede hacerse reduciendo el tiempo de vacío (salida, limpieza, llenado) entre cerdas y/o reduciendo la edad al destete. Estas opciones deben ponderarse cuidadosamente ya que en muchos casos pueden no ser convenientes. Si la edad al destete se disminuye, tendrá más dependencia de la calidad de los alimentos iniciadores y de las instalaciones de alojamiento.
  • Otra forma es incrementar el tamaño de la camada destetada. De esta manera recortamos la necesidad de pariciones al obtener con menos partos el mismo objetivo de cantidad de lechones destetados. Se puede lograr esto aumentando la cantidad de lechones nacidos vivos por camada o reduciendo la mortalidad predestete, si estos dos parámetros están por debajo de los promedios de desempeño de la industria. También tiene otra posibilidad: planear algún parto de más y luego traspasar todos los lechones de una cerda a otras cerdas y destetarla muy tempranamente posiblemente para descartarla.
  • Una tercera opción es aumentar levemente los objetivos de pesos vivos de venta, particularmente para capones. Mediante el incremento de los pesos vivos de venta, la capacidad de producción y la cantidad de destetados requeridos por semana se reduce. Dependiendo de los requerimientos de su mercado, sea cuidadoso de no llegar a pesos vivos de venta demasiado altos, puesto que caería el rendimiento de magro (grados de grasa dorsal) que pueden reducir la rentabilidad global, aún si se producen carcasas más pesadas.

Si estos métodos no rectifican el faltante de jaulas parideras, evalúe económicamente la posibilidad de construir más corrales para balancear el criadero.

Situación 2. Exceso de jaulas parideras en relación con los espacios de engorde.

En esta situación, aumentar la cantidad de cerdas para completar los espacios de engorde y comercializar los cerdos a un peso vivo más liviano generalmente no será rentable.

El exceso de jaulas parideras puede utilizarse ventajosamente para aumentar la edad al destete.

Si hay un gran exceso de jaulas parideras, evalúe económicamente la posibilidad de aumentar la capacidad de engorde para equilibrar la capacidad de parición.

Situación 3. Falta de lugares para madres y primerizas.

El plan del ejemplo requiere 6 partos por semana. Si se logran 2,2 camadas por cerda por año, el criadero necesita 142 madres más un adicional para las primerizas de reemplazo (6 x 52 ÷ 2,2 = 142).

La carencia de jaulas de gestación es un buen incentivo para mejorar el número de camadas por madre por año. Si, aun así, las jaulas de gestación son insuficientes, reduzca los objetivos de producción para los galpones de engorde y utilice alguno de estos lugares para las cerdas gestantes, o considere construir más jaulas para madres y primerizas.

Una vez que se diseñó la planificación y resultó aceptable, habrá que revisar continuamente a medida que se vaya implementando, particularmente en las etapas iniciales de implementación. Sin dudas el plan más apropiado y que se adapte a las características de la granja surgirá luego de varias pruebas.

Los índices de producción logrados deben ser permanentemente monitoreados en relación con los objetivos propuestos.

Aquí, en el control entre producción lograda y los objetivos establecidos, es donde comienzan a jugar los indicadores de eficiencia, como lo son porcentaje de parición, nacidos vivos por camada, porcentajes de mortalidad, etc.

Cambios en la eficiencia del plantel de reproductores requerirán alteraciones al plan de producción. Por ejemplo, mejoras en el tamaño de la camada destetada significa que se necesitarán menos pariciones por semana para obtener los objetivos de cantidad de lechones destetados por semana.

Si el tamaño de la camada se mejora, se debería tratar de mejorar la tasa de crecimiento para capitalizar la producción extra. Si la tasa de parición disminuye, se necesitarán más servicios para lograr la meta de parición. Sobre todo, esta situación puede ocurrir en los meses de verano.

Tasas más rápidas de crecimiento significan mayor capacidad de producción en los galpones de engorde.

A partir de aquí es donde entran a jugar todas las herramientas gerenciales y de análisis que se mencionaron al principio, para optimizar la producción. Pero el paso inicial debe ser mediante el planeamiento: cuantificar con la mayor precisión posible la máxima producción del criadero y una vez establecida monitorear estrictamente los indicadores de eficiencia.

Recuerde que la planificación debe estar referida a la cantidad de kilos que el criadero está en condiciones de producir. Esta meta debe ser permanentemente monitoreada.

Seguí leyendo el artículo completo aquí

Fuente: Manual “Buenas Prácticas Pecuarias (BPP) para la producción y comercialización porcina familiar” FAO, INTA. 2012.

.
Tags

Comentar
Para poder comentar este articulo primero debe Iniciar Sesión.
Comentarios (0)
Aún no han comentado este artículo.


Telepathic Soft Copyright © 2021 | Contacto : contacto@telepathicsoft.com.ar