jueves 26 de noviembre, 2020
E P RODUCTOR  P ORCINO
GRANJAS CHINAS: CUÁL SERÍA EL IMPACTO PARA LA PRODUCCIÓN NACIONAL
Publicado: 07/10/2020 a las 08:17 pm

Dialogamos con Jorge Brunori para conocer cómo se prepara el sector en caso de que China firme en noviembre próximo el Memorandum de Entendimiento, y cuál sería el impacto real sobre los productores nacionales si efectivamente el desembarco chino encuentra su cauce en nuestro país.

Con una inversión total de casi u$s 4.000 millones, China estima producir en nuestro país cerca de 900 mil toneladas de carne porcina para exportar a su mercado, a partir de la radicación de 25 granjas de 12.000 madres cada una. Ello generaría exportaciones anuales por u$s 2.500 millones y crearía 9 mil puestos de trabajo directo. Las granjas estarían distribuidas en distintos puntos del país y tendrían sus propios frigoríficos. El financiamiento vendría del gobierno chino, y se estima que la asociación entre empresarios chinos y argentinos implicaría un aporte de 70-30 respectivamente.

El mundo arde. El gigante asiático quiere carne de cerdo. La necesita para alimentar a la “clase media más grande del mundo”. Tiene el dinero para producirla. No tiene las demás condiciones. Argentina tiene todas las condiciones para producir carne de altísima calidad a bajo costo, pero no tiene el dinero para hacerlo.

China mira entonces con buenos ojos a esta tierra en el fin del mundo y le propone el intercambio.

Desde que se conoció que los empresarios chinos estaban interesados en producir aquí la carne que no pueden producir en su tierra (por la expansión de la Peste Porcina Africana, que redujo su stock porcino en un 30-40%), se alzaron voces tanto a favor como en contra, dentro y fuera del sector porcino argentino.

Sobre las voces en contra que emergieron desde sectores diferentes al de la producción primaria, ya nos hemos referido en otras oportunidades.

Respecto de las objeciones que surgieron entre los productores argentinos, hay al menos dos que han tomado mayor relevancia: la cuestión del alto estatus sanitario argentino que, para algunos, podría verse afectado por el desembarco chino; y la cuestión del mercado interno. Con justa prudencia, algunos productores se preguntan qué pasaría con el mercado local si, por algún motivo, ese enorme volumen de producción no se enviara efectivamente a China: ¿Se volcaría esa carne al mercado interno? Si así fuera, se desplomarían los precios al productor debido al aumento de la oferta.

Para Jorge Brunori, ese es el punto más álgido del debate: “Preocupa el aislamiento de este proyecto respecto del mercado interno. Que, en ningún momento, parte de esa producción se vuelque al mercado interno. En eso todas las autoridades aseguran que no es así, que el proyecto piensa solamente en el mercado de exportación y que tiene un objetivo de autoabastecimiento para China”, dijo.

Por el lado de los beneficios: las inversiones traerían dólares al país, generarían empleo, sumarían al desarrollo regional; todas cuestiones que Argentina necesita en gran medida. “En mi opinión, las ventajas de esta inversión, si es que se realiza, es que el país necesita cambiar su perfil exportador agropecuario. Dejar de exportar tanta materia prima y empezar a exportar productos manufacturados que, aunque desde el sector se está haciendo ya, el volumen es muy pequeño. Que el cerdo sea un punto de inflexión para ese cambio de perfil sería muy importante”, expresó Brunori.

Comisiones de expertos para “hacerla bien”

Jorge Brunori fue convocado por la Subsecretaría de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación (Minagri). Recientemente puso en marcha cuatro comisiones que están abordando los temas de Sanidad, Medioambiente, Genética y Bienestar Animal que se encuadrarían en el futuro proyecto. “Son los puntos más álgidos y los más observados en el debate”, explicó Brunori.

La comisión de Sanidad está trabajando en las exigencias que tendrían las granjas desde el punto de vista sanitario, en los Cuarentenarios, en la procedencia de los animales; con el objetivo último de preservar el estatus sanitario de Argentina.

Desde el punto de vista del Medioambiente, se está trabajando en enmarcar el uso de los efluentes para la producción de biogás y otros derivados (que éstos también se exportarían a China). Está prevista la generación de biocombustibles también.

El equipo especialista en Bienestar Animal, por su parte, ya elaboró el documento final, en línea con las disposiciones internacionales en la materia.

El grupo de Genética está analizando las opciones para el poblamiento de las granjas, y están sentando las bases de lo que a futuro será un Plan Genético Nacional, que, a juicio de Brunori, será beneficioso para el sector independientemente de las inversiones chinas.

¿Y si los chinos no vienen?

Para el próximo mes se esperan las definiciones. El Memorandum fue enviado a China para su revisión, con la intención de Cancillería argentina de firmarlo en noviembre, en el marco de la feria internacional de Shanghai. “Ahora no depende tanto del gobierno argentino, que está bastante decidido a hacerlo, sino del gobierno chino”, expresó Jorge Brunori. Cuando el Memorandum esté firmado por ambos países, se habrá dado un marco formal a las negociaciones. Recién allí los empresarios de ambos países se sentarán a delinear los pormenores del proyecto.

Independientemente de la concreción o no del acuerdo con China, Brunori cree que de esta situación quedarán varias cuestiones sumamente positivas para el sector: “Todos los trabajos que desarrollen las comisiones van a quedar para el sector, en temas que son de prospectiva, como el ambiente, el bienestar animal, la preservación del estatus sanitario, el desarrollo genético… Todo eso está muy bueno para el desarrollo futuro del sector, y para prepararnos, porque si no vienen estas inversiones probablemente vengan dentro de unos años desde otro lugar, y estaremos más organizados para recibirlas”.

Esto ha sido un cachetazo en la cara del sector porcino -dijo Brunori- porque Argentina produce 140 millones de toneladas de granos. Somos uno de los primeros productores de soja, de maíz, de sorgo, de cebada; tenemos sólo 2 cerdos/km2, mientras Alemania, por ejemplo, tiene 76 cerdos/km2, tenemos agua dulce, tenemos clima; y sin embargo somos el 0,3% de lo que se exporta a nivel mundial. Cuando vemos a Chile, por ejemplo, exporta más de 200 mil toneladas comprándonos a nosotros el 50% de los granos que utilizan para hacer carne de cerdo; sin ninguna duda que tenemos todas las condiciones. Y lamentablemente parecería que nos las sabemos aprovechar. Esta posibilidad de las inversiones chinas puso en evidencia todo eso, nuestro potencial como país, como sector”, dijo Jorge Brunori.

Mirá la entrevista completa:

.
Tags

Comentar
Para poder comentar este articulo primero debe Iniciar Sesión.
Comentarios (0)
Aún no han comentado este artículo.


Telepathic Soft Copyright © 2020 | Contacto : contacto@telepathicsoft.com.ar